viernes, febrero 15, 2008

Faro de Quintero ...¡¡¡No está!!!




Recorro, miro y observo sus calles que suben y bajan, busco aquella calle o casa, que me dé señales de él, un hombre destacado en las letras que vivió en esta localidad y muy pocos saben que aquí paso parte de su vida, quién sabe algo?, pregunto una y otra vez por su persona, nadie sabe quién es o quién era, y que hacía este hombre que busco y que apasionó a muchos con sus relatos del mar austral de chile.

Sus relatos conmovieron a generaciones tanto en nuestro país como fuera de él, premiado y galardonado a nivel mundial, sus obras traducidas a una gran cantidad de idiomas deleitaron y siguen conmoviendo a grandes y chicos con temas relativos principalmente al mar.

Recorrí calles y sectores de su ciudad adoptiva, luego de mucho preguntar y recorrer la costa de Quintero, un hombre que repara una puerta y que clava clavos tras clavo en una bisagra oxidada, sin ver martillo ni tabla alguna, me atrae hacia su persona, increíble un hombre ciego me da luces y nombra calles y la residencia del hombre que busco, ¡que paradojal! un ciego me ilumina en mi búsqueda, me cuenta de Francisco Coloane, me da datos de él, no lo interrumpo, lo miro y lo escucho atentamente, para mi no está ciego, responde a mis preguntas que son muchas, y a través de sus recuerdos, la imagen de Coloane se agiganta a pesar de no estar con nosotros, puesto que recorre simbólicamente los canales y mares australes del sur de Chile.

Este hombre, con la mirada perdida hace mucho y con los recuerdos de España y de su hija que vive y trabaja en la Universidad de Tarapacá en Arica me hace retornar a mi ciudad, 2000 kilómetros en la conversación hacen que este hombre sienta la alegría reflejada en su rostro, que su hija esté ahí presente en nuestra conversación.

Francisco Coloane está con nosotros, es la figura en la conversación, vivió parte de su vida en este Puerto, fue su refugio y desde aquí dio vida a obras magistrales relativas al mar.

Hoy la única referencia de Francisco Coloanne, autor de innumerables novelas, historias y leyendas del sur de Chile, conocido a nivel mundial, es un salón de la Municipalidad de Quintero que lleva su nombre, me indica este hombre que nada ve, pero todo lo siente.

Pienso y medito, Quintero una ciudad, un puerto pujante, con su gente, una geografía e identidad que lo distingue, muelles, playas, roqueríos y una casona que habría sido lugar de descanso presidencial adornan sus cerros.

No puedo abstraerme, superpongo mentalmente imágenes de Arica y Quintero, cada una con sus propias características e identidad.

Busqué a Francisco Coloane, su recuerdo mediante los relatos de un no vidente está vivo en mi persona. Murió con 80 y tantos años a cuesta, todos dedicados a generar novelas, cuentos y leyendas del sur de nuestro país. Hoy algunos escritores jóvenes siguen sus pasos y lo copian en forma burda y venden sus libros, pero detrás de ellos, está este hombre que trasciende a su época, Francisco Coloane no ha muerto, vive en nuestro recuerdo y en las bellas historias dejadas en sus escritos, fue un intrépido, un explorador en los mares australes, su figura se enaltece en el recuerdo y desde aquí como lo conversé con algunos Quinterinos, una estatua gigante debe ser colocada a la entrada de Quintero, que sea un faro que ilumine el sendero de barcos, autos, micros y mochileros que buscarán a Francisco Coloane, para estar cerca de uno de los grandes de la literatura chilena.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

B I E N V E N I D O S

  • JBRONDI1.WIKISPACES.COM

  • Technorati
  • Castpost
  • Radio Blog Club
  • Blogspot: Ayuda.
  • Flickr
  • ¡¡¡Gracias por su visita!!!
  • e-mail: jbrondi@hotmail.com