viernes, julio 13, 2007

¡¡¡Secuestro al atardecer!!!


Mientras reparo un Note Book, siento en la entrada un movimiento extraño. Salgo y miro. No hay nada. Absolutamente nada. Mi amigo con él cual nos unen lazos muy fuertes, no está. A las 18.00 horas lo dejé ahí y ahora que son las 19.30 no está. Se ha ido quizás para no regresar, pero por qué se fue, si es mi amigo del alma, de tantas jornadas de trabajo, de viajes insólitos. Tacna, Arequipa, Chiloé supieron de él. Con sus extremidades recorrió lugares dignos de destacar. Pero, hoy se ha marchado. Pienso y medito, por qué, dónde esta la explicación, voluntariamente no se fue, pero qué pasá, dónde está. El vecindario se entera, se escuchan nombres, él fue, si él andaba por estos lados, todos son coincidentes.
Aquella mujer de canas y años idos, con glorias y penas, que no hace mucho perdió a su ser más querido, siente mi perdida como suya. Mi dolor es su dolor, corre por todos lados, grita a los amigos y vecinos, el amigo de Don Julio desapareció, quien sabe o sepa algo que lo diga, y él que sabe algo, que tras el anonimato diga donde está.
Declaro, juro y firmo que ahí estaba, ahí lo dejé la última vez, vestía de blanco y reluciente, el lugar ahora está solitario, la calle, la avenida está triste, los locales han cerrado en señal de pena y dolor, uno de los suyos ya no está, mi amigo se esfumó y las inclemencias del tiempo se desatan, el frío impregna los huesos y mi amigo frío tendrá.
De regreso termino de trabajar en el Note Book, quiero entregarlo, no vaya a ser que regresen por otras cosas, a más de mi amigo que está en poder de ellos, pienso que una frazada debería tener, mi amigo podría necesitarla.
Pienso y medito, quizás mi amigo está colaborando con alguien necesitado, con una buena causa, puesto que siempre cumple con sus compromisos y luego regresará, quizás los malandrines que me conocen tengan piedad de mi y me entreguen sano y salvo a mi amigo, con quien trabajo desde hace muchos años, desde sus mejores tiempos y ahora viejo pero digno desaparece, pero estoy cierto que no fue voluntario, él es mi amigo y no se entrega a cualquiera, menos a un desconocido, pues tiene sus principios.
Pasan las horas. Alguien se llevó a mi amigo para solucionar algún problema, de emergencia quizás, mi amigo llevó un enfermo al hospital, porque siempre ha sido muy solidario, siempre colaborando con el necesitado, sin pedir nada a cambio.
Pienso, estará secuestrado, lo van a violar, si es así, no soltaré el celular de mi mano, espero una llamada pidiendo el rescate por mi amigo, pasan los minutos, las horas nada, ninguna llamada. Mi amigo debe estar sufriendo y nada puedo hacer por él. No sé donde puede estar, recorro junto a mis hijos la ciudad, los tres en silencio miramos las calles que en penumbras están, encontramos a muchos que se le parecen, todos visten de blanco como mi amigo, pero al acercarnos nos decimos en silencio, no es. Sigamos, las calles de la ciudad son nuestras, pero la noche avanza y mi amigo secuestrado y sufriendo debe estar y yo nada puedo hacer.
He pasado la noche en vela pensando en mi amigo, que estará pasando con él, debe estar sufriendo, nunca se ha quedado solo, ni con otros y hoy no se sabe dónde y en qué condiciones está, pensando que hace frío y la helada tapiza lo impensable...
Son más de las 9.00 a.m. Los amigos de verde me visitan, hay una buena y una mala noticia. Su amigo está vivo en Imperial, pero cómo en Imperial, si eso queda en el sur de Chile. Me aclaran, en la calle Imperial, pero la noche fue larga para él, fue saqueado, desmantelado, violado en su ser más intimo, resistencia puso, ahí están las muestras, pero ellos con violencia se impusieron, nada entregó voluntariamente, todo se lo arrancaron a la fuerza.
Nuevamente juro y firmo que mi amigo vestía de blanco, responsable, comprometido con su accionar, que nada le faltaba, su corazón estaba fuerte, sus extremidades resplandecían como un todo terreno, que su energía era radiante y potente, que contaba con todo lo necesario para portar en su cuerpo un sello, que lo acreditaba, que estaba en buenas condiciones de salud y que podía hacer uso de las avenidas y calles de nuestra ciudad.
Lo miro y observo, es mi amigo fiel y sufro con él, sus decoraciones internas no las tiene, les fueron arrancadas de cuajo, pero hoy nuevamente está conmigo y lo someteremos a un diagnóstico para ver si lo recuperamos o sencillamente le aplicamos la eutanasia, pero reacciono, cómo puedo pensar eso, si es mi amigo. Bien... pensaré en darle vida y en la Fiscalia diré que era el mejor amigo que he tenido, hoy está en coma y por mi mente pasan esos vecinos que solidarizaron con el secuestrado del atardecer.
...

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

B I E N V E N I D O S

  • JBRONDI1.WIKISPACES.COM

  • Technorati
  • Castpost
  • Radio Blog Club
  • Blogspot: Ayuda.
  • Flickr
  • ¡¡¡Gracias por su visita!!!
  • e-mail: jbrondi@hotmail.com