martes, marzo 27, 2007

Recordando a Albert Einstein


Hoy estoy con Albert Einstein, el hombre del siglo 20, escuchémoslo: “Nací en Alemania el 14 de marzo de 1879, no fui un niño precoz, postulando en Zurích al politécnico fracasé, de niño me gustaron las matemáticas, filosofía y la física; soy de media estatura, regordete, cara ancha, de rasgos semíticos, frente alta, arrugas pronunciadas, ojos resplandecientes con los cuales irradio luz juvenil, boca ensanchada con una sonrisa que a ratos es una carcajada muy placentera, cara encuadrada con una rebelde cabellera que según mis alumnos me hace parecer un profeta bíblico sin barba o mejor a un tony de circo, visto elegante pero descuidado sencillo y espontáneo, de aspecto distraído y dejado, amable pero indiferente con lo material a tal punto que doné el dinero del Premio Nobel para obras de beneficencia, soy vegetariano, como para vivir, abstemio, pero a escondidas fumo”.
“Desde 1933 he vivido y trabajado en la Universidad de Princeton, fundada en 1746, siendo una de las más antiguas y prestigiosas de los Estados Unidos de Norte América”.
“Mi hogar, una vieja casa de dos pisos de madera en la calle Mercer 112, muy humilde y los objetos de mayor valor son libros, pipas, violín, pizarra y bolígrafos, nada más necesito, todo está en mi cerebro. Vivía en ese entonces con mi hijastra Margot, escultora, y con Miss Helen Dukas, ama de casa y mi secretaria. En 1936 murió mi segunda esposa y prima Elsa. Me casé a los 24 años con Mileva, nacieron dos hijos, Hans Alberto, quien siguió mis pasos y Eduardo, luego me divorcié. En 1950 falleció mi hermana Maya, estando enferma yo le recitaba los diálogos de platón”.
“Evité los honores y rehusé la Presidencia de la República de Israel, pensaba que era mejor ser un discreto profesor que un mal estadista. Mi verdadera satisfacción es ser apreciado por mis colegas y querido por los alumnos”.
“Descanso tocando piano o violín. Mi cerebro nunca deja de trabajar, mis pensamientos los expreso en ecuaciones matemáticas, como por ejemplo con la teoría del campo Unificado, y la teoría de la Relatividad restringida”.
“Riguroso en mi trabajo y mis ideas las sostengo con vigor y una frase la hice famosa: “Dios no jugaba a los dados con el Universo”, que no significaba nada más que “todo tiene su explicación científica y no otra”.
“Mi ideal político es la democracia sin distinción de límites ni sociales, la libertad es lo esencial para el ser humano, permite el desarrollo de la personalidad y el bienestar general de la sociedad”.
Para pensar en estas últimas palabras de Einstein.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

B I E N V E N I D O S

  • JBRONDI1.WIKISPACES.COM

  • Technorati
  • Castpost
  • Radio Blog Club
  • Blogspot: Ayuda.
  • Flickr
  • ¡¡¡Gracias por su visita!!!
  • e-mail: jbrondi@hotmail.com