sábado, abril 15, 2006

Dr. Gonzalo Moya Cornejo


Recuerdo...
¡Médico de las almas inocentes y de los humildes!
Recordamos a un hombre que dejó de existir, el día 5 de abril de 1995 en nuestra ciudad, hace exactamente once años. Se trata del distinguido médico Claudio Gonzalo Moya Cornejo, cuyo deceso generó una gran pena y dolor a su señora esposa Ariela Cuadra Escárate, hijos Javier y Gonzalo, y amigos en general, especialmente en la ciudad de Iquique en donde trabajó gran parte de su vida por los más humildes y necesitados y en sus ciudades adoptivas que fueron Viña del Mar y Arica.
Esta es parte de su historia, nació el 10 de enero de 1911 en la ciudad de Valparaíso, realizando sus estudios básicos y medios en los Padres Franceses de Viña del Mar, en 1938 se recibe de médico cirujano en la Universidad de Chile.
En su infancia como gran deportista juega en el club Deportes Everton, que sería el club de su vida, a tal punto que deja establecido en su testamento que parte de sus cenizas fueran esparcidas en el Estadio Sausalito de Viña del Mar.
En 1938 trabaja en el Hospital de Niños de Valparaíso, en 1939 a 1941 se desempeña como médico en la Salitrera María Elena al servicio de la Anglo Lautaro. Luego de 1942 a 1982 cumple funciones en el Servicio de Salud y en Ferrocarriles del Estado de la ciudad de Iquique, llegando a ocupar los máximos cargos en dichas instituciones como director y médico jefe respectivamente.
Como ciudadano en la ciudad de Iquique desempeña diversas funciones, entre ellas: Fundador del Colegio Médico Regional de Tarapacá y su primer presidente, dirigente gremial, miembro activo del Partido Radical y llega a postularse como regidor.
Retirado de la labor profesional, se traslada a Viña del Mar, luego a nuestra ciudad, dejando grandes amigos en las ciudades en que le tocó residir.
A los 84 años de vida poseía facultades intelectuales privilegiadas, conservando sus características de un hombre intachable, correcto, virtuoso, y consecuente con sus principios en su forma de actuar.
Ya en el Oriente Eterno, fue aclamado por la dirección del hospital de Iquique, institución que otorga el nombre de Dr. Gonzalo Moya a la sección Pediátrica en mérito a sus labores como médico Pediatra durante cuarenta años en dicho centro hospitalario.
Hoy hemos recordado al Tata, Tío Gonzalito como lo llamaban nuestros hijos y amigos, quien seguramente nos observa desde el Oriente Eterno y guía nuestros pasos.
***

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

B I E N V E N I D O S

  • JBRONDI1.WIKISPACES.COM

  • Technorati
  • Castpost
  • Radio Blog Club
  • Blogspot: Ayuda.
  • Flickr
  • ¡¡¡Gracias por su visita!!!
  • e-mail: jbrondi@hotmail.com